Camino Francés

Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro. Fechas, información, programa, cartel, imágenes, mapa y ubicación de Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro (camiño, piedrafita del cebrero).

Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro
Camino Francés en Pedrafita do Cebreiro

¿Dónde es?

Más información

Telf. Información al peregrino: 981568846

Info

El municipio de Pedrafita do Cebreiro es el lugar de entrada en Galicia del Camino Francés a Santiago. Esto ha convertido a O Cebreiro en lugar de peregrinación de gentes de toda Europa durante siglos. La historia de este municipio está íntimamente ligada al Camino de Santiago y al Camino Real que los hombres medievales fueron trazando en su peregrinar hasta la tumba del Apóstol. Ya a mediados del siglo IX, al instalarse en O Cebreiro una comunidad de monjes benedictinos, construyen un templo y un hospital para dar asistencia a los peregrinos.
El Camino Francés es la más populosa y conocida ruta jacobea. Es la ruta histórica por excelencia y recorre en gran parte de su trayecto el trazado de la Via Romana de Trajano que llegaba hasta Finisterre. Conduce hasta Santiago de Compostela a los peregrinos que desde la Europa continental atraviesan Francia y entran en la Península cruzando los Pirineos. El lugar de entrada da lugar a las dos principales rutas alternativas que conoce este camino:
La Ruta Franco-Navarra, hace su entrada a través del Puerto de Roncesvalles (Navarra), procedente de San Juan de Pie de Puerto, donde confluyen varias de las rutas más importantes de Francia. Se considera la ruta principal y es tratada como Camino de Santiago Francés.
La Ruta Franco-Aragonesa, a través de Somport (Huesca) procedente de Toulouse. El recorrido discurre por Huesca, Zaragoza y Navarra.
Las dos rutas anteriores confluyen en Puente la Reina (Navarra), dando lugar al camino principal, que transita por Navarra, La Rioja y las provincias de Burgos, Palencia, León, Lugo, Pontevedra y A Coruña.
A lo largo de su amplio recorrido, los peregrinos europeos van siendo acompañados por los españoles que van incorporándose a través de cualquiera de los caminos que cruzan la Península Ibérica. En este camino se dan la mayor parte de las evidencias de fervor y dedicación religiosa y servicios para el peregrino, traducidas en cruceros en los caminos, templos, hospitales y albergues, muchos de los cuales se conservan en buen estado después de los siglos.
Son numerosos los castros celtas y romanos que hallamos a lo largo del viaje, muestra de la antigüedad de los asentamientos humanos en estos territorios, especialmente en tierras gallegas. Cabe destacar las ruinas de la romana Astúrica Augusta, hoy Astorga. En algunos tramos del recorrido se conserva en un considerablemente buen estado el pavimento original y los miliarios de la calzada romana conocida como Via Trajana.
En su paso por Galicia, cabe destacar las siguientes etapas del Camino Francés:
O Cebreiro-Triacastela: La aldea de O Cebreiro conforma un relevante conjunto etnográfico que rodea al Santuario de Santa María de O Cebreiro. Desde aquí, por zona de montaña, a través de 17 Km. se llega a Hospital da Condesa, cuyo nombre recuerda al centro asistencial fundado a finales del siglo IX por doña Egido. Algo más adelante nos encontramos con la aldea de Padornelo, antaño perteneciente al señorío medieval de la Iglesia de Santiago, donde se instaló la hospitalaria Orden de San Juan de Jerusalén, para atender y defender a los peregrinos. Después de pasar el Alto do Poio, comienza el suave descenso hacia Fonfría, y desde aquí, entre hermosas panorámicas, hasta Triacastela.
Triacastela-Sarria: Desde Triacastela nos desviamos hacia el Sur, hacia Samos, donde encontraremos la hospitalidad de los monjes benedictinos, que mantienen viva la hospedería. Este tramo tiene el estímulo del antiguo monasterio y de los bellos paisajes que atraviesa el río Sarria y antes, del precioso valle de O Real. Lo más característico de la arquitectura popular de la zona se encuentra aquí. Llegados a Sarria nos encontramos con la localidad más poblada del Camino Francés en Galicia. Visitaremos el convento de A Magdalena (actualmente de Padres Mercenarios), fundado a principios del siglo XIII como hospital de peregrinos.
Sarria-Portomarín: El peregrino sale de Sarria a través del Puente de A Áspera, camino de Barbadelo, donde aguarda la hermosa iglesia románica de Santiago. Empleando viejos tramos que anuncian vestigios de antiguas calzadas, el Camino entra en el municipio de Paradela. El Camino desciende hasta las riberas del Miño, cruzando un puente que conduce a la villa de Portomarín. En Portomarín veremos la iglesia románica de San Xoán, costruída a finales del siglo XII por un taller de discípulos del Maestro Mateo. La portada principal muestra la influencia del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago.
Portomarín-Palas de Rei: Pasando la aldea de Gonzar, el Camino continúa hacia Castromaior, lugar que debe su nombre al castro prerromano que domina el perfil del paisaje local. Vamos avanzando y llegamos al municipio de Monterroso, con su capilla de San Marcos y un singular "cruceiro". Inmeditamente después, la ruta se interna en tierras del municipio de Palas de Rei. Este tramo hasta Palas de Rei, estuvo protegido desde 1184 y durante siglos, por los caballeros de la Orden de Santiago. El monasterio no estaba asentado al lado del Camino, para lograr el adecuado espacio de recogimiento y oración que precisaban sus moradores, pero la protección y vigilancia de la ruta y de su entorno fue siempre efectiva.
Palas de Rei-Melide: El Camino Francés abandona Palas por el Campo dos Romeiros, lugar tradicional de encuentro de los peregrinos. En las proximidades de este tramo se encuentra el Castillo de Pambre. Un camino rural lleva hasta esta fortaleza señorial construída por Gonzalo de Ulloa a finales del siglo XIV. De regreso al Camino, pronto aparece la acogedora aldea de Laboreiro, todavía con sabor medieval. Su iglesia conserva muchos elementos románicos de la fábrica primitiva, como el magnífico tímpano de la portada. Entre Leboreiro y Melide se cruza la aldea de Furelos y el estrecho cauce de su río por un grandioso puente medieval. En Melide, el Camino Francés se hace urbano. La ruta se integra en una villa cuya identidad histórica es de fuerte personalidad jacobea. La asistencia hospitalaria es uno de los capítulos importantes en la vida medieval de Melide.
Melide-Arzúa: A continuación de Melide, se sitúa Boente, con su iglesia de Santiago, y Castañeda, son otras dos pequeñas localidades con antigua tradición jacobea. Más adelante se cruzará el río Iso, por un pequeño puente medieval que da acceso a otra importante instalación asistencial, el Hospital de Ribadiso, el último que permaneció abierto en el Camino Francés. Se recuperó como albergue en 1993. Ya en la villa de Arzúa podemos encontrar importantes vestigios jacobeos: la Rúa do Camiño, Iglesia de Santiago, capilla de A Magdalena, perteneciente a otro desaparecido hospital... Arzúa tiene una importante oferta de turismo rural.
Arzúa-Santiago: Este tramo del Camino se interna de nuevo entre prados, robles y eucaliptos que rodean pequeñas aldeas, Calzada, Calle, Ferreiros, Salceda, Brea, Santa Irene y Rúa, ésta ya a las puertas de Arca, en el municipio de O Pino, el último antes de Santiago. Llegamos ya a Lavacolla, en el municipio de Santiago. Aquí los peregrinos tenían por tradición, la higiénica costumbre de lavarse el cuerpo en el riachuelo que pasa por el lugar. Cerca está el Monte del Gozo, pequeña elevación desde el cual los peregrinos tienen, por primera vez, la lejana visión de la catedral de Santiago. Desde aquí, el recorrido es ya prácticamente urbano y se llega a la Catedral a través del barrio de San Lázaro, Rúa de San Pedro, Porta do Camiño, Rúa das Casas Reais y Plaza de Cervantes. La puerta natural de entrada, si no es Año Santo, es la de A Acibechería.

Esta ruta de extraordinaria riqueza cultural, artística y paisajística se encuentra en la actualidad bien documentada y dotada de infraestructuras adecuadas y una buena señalización, gracias en parte al esfuerzo del párroco de O Cebreiro de los años 80, Don Elías Valiña, y de la Asociación de Amigos del Camino de Navarra, que comenzaron con la señalización de esta ruta con las aun actuales flechas amarillas. La riqueza artística de esta ruta es tan impresionante que la Unesco la incluye, desde 1993, dentro de los bienes del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El Camino Francés de Santiago entra en Galicia por la aldea de O Cebreiro. La historia de O Cebreiro es la historia del Camino de Santiago, y la historia del Camino de Santiago no se podría entender sin la existencia de esta hermosa aldea prerrománica.

Opiniones de las visitas

¿Qué ver o visitar en Pedrafita do Cebreiro?